0

La Asamblea Mundial de Universidades Jesuitas ha aprovechado su jornada de clausura, en la Universidad de Deusto, para solidarizarse con Nicaragua, un país que está viviendo una grave y creciente crisis política. La Asociación Internacional de Universidades Jesuitas-IAJU ha apoyado un manifiesto, redactado por las Universidades Jesuitas de América Latina-AUSJAL, en el que se expresa el rechazo a cualquier violación de los derechos humanos y agresión a los ciudadanos. Ya son más de 320 nicaragüenses los que han perdido la vida en tres meses.

El texto condena, en especial, “los recientes ataques perpetrados por partidarios del gobierno de Nicaragua contra un grupo de sacerdotes católicos liderados por el cardenal nicaragüense Leopoldo Brenes y el obispo Silvio Báez, mientras ayudaban a los manifestantes atrapados dentro de una iglesia”. También denuncia todos los intentos de silenciar o vilipendiar al rector de la Universidad de Centroamérica José Simeón Cañas-UCA, el P. José Alberto Idiáquez, S.J. por su firme defensa de las vidas de los estudiantes de Nicaragua. El documento también muestra el apoyo y defensa de la autonomía de las instituciones de educación superior así como la inviolabilidad e inmunidad de los campus universitarios que son foros de pensamiento crítico y expresión sin obstrucciones.

El documento de AUSJAL extiende su solidaridad incondicional a todas las personas y familias afectadas, instituciones y universidades, estudiantes, profesores y administradores, así como con los que trabajan para proteger los derechos y la seguridad de los estudiantes. En particular, expresa su solidaridad “con nuestra institución hermana jesuita, la Universidad de América Central (UCA) de Nicaragua, la cual anima a sus estudiantes a la defensa pacífica de la justicia social, incluso cuando la violencia del gobierno pretende suprimir la disidencia”.

El manifiesto sigue con un compromiso a sumar “nuestra voz a la de nuestros colegas nicaragüenses para que insten al gobierno de Nicaragua a desmantelar a los grupos paramilitares, respetar los derechos constitucionales de sus ciudadanos, comenzando con la libertad de expresión y protesta pacífica; y para apoyar los esfuerzos de la Conferencia Episcopal Nicaragüense (CEN) en la búsqueda de una solución negociada al conflicto”. Finaliza el texto con un punto que dice: “A medida que la tragedia de las vidas perdidas crece tanto en Nicaragua como en Venezuela, ofrecemos nuestras oraciones por la paz”.

La lectura de este manifiesto, por parte del vicerrector de la Universidad Centroamericana, UCA, de Nicaragua, Jorge Huete ha recibido una fuerte ovación y aplausos por parte de la IAJU

Video de la declaración

image001 (1)

Leave a Comment