De la carta del P.Adolfo Nicolás, Prepósito General de la Compañía de Jesús, al P. Francisco José Ruiz Pérez, Provincial de España, con motivo de la transferencia a su jurisdicción del Sector de la Educación Universitaria -UNIJES

“Conoce usted bien la relevancia que la Compañía siempre ha dado al apostolado intelectual que, aunque es verdad que no se reduce a la Educación Universitaria, tiene en ella una expresión y visibilidad de gran repercusión e incidencia social. Por eso la Congregación General 35 hizo un llamamiento para reforzar este apostolado “como un medio privilegiado para que la Compañía pueda responder adecuadamente a la importante contribución intelectual que nos pide la Iglesia” (CG35. D. 3, no 39, III).

Nuestra tradición universitaria ha estado siempre comprometida con un profundo rigor científico y con la calidad académica al servicio de la exploración continua de la verdad, y se ha visto reflejada en las palabras del Papa Benedicto XVI: “La Universidad ha sido, y está llamada a ser, la casa donde se busca la verdad propia de la persona humana” (El Escorial, 19 de agosto de 2011). De modo especial, en tiempos de crisis como los actuales, se espera que la Universidad favorezca la investigación de soluciones ante los retos de esta nueva sociedad en construcción.”

“Me indica usted que les queda por delante un largo camino y desafío, no sólo por hacerse sector, sino por serlo. Les animo a ello y les pido que actúen con una gran generosidad y altura de miras. La vida universitaria no puede ceder a la tentación de derivar hacia una búsqueda del éxito según los criterios competitivos que nos rodean. Es fundamental que no se “distraigan” con visiones e intereses locales que sólo pretenden cotas de poder y prestigio. Frente a ello, apuesten por abrir horizontes, deseos e ideales, desde la actitud humilde del que pretende con honradez que el saber se convierta en un sólido instrumento de servicio.”
“Finalmente, expreso a los órganos colegiados de gobierno de UNIJES (Consejo y Junta) mi confianza y les motivo a continuar su misión desde la buena disposición de todos y cada uno de los Centros. El trabajo en red es el mejor modo de canalizar los esfuerzos particulares y comunes del Sector, sin olvidar la necesaria y obligada interrelación con otros sectores apostólicos, con el fin de dar unidad al tríptico fe -cultura – justicia.”

Leave a Comment